No hay Locust que me pare

 


 

Marcus, haciendo de todo menos la paz, con nuevo pad.

 

Pues resulta que hoy tras muchos días sin tocar el videojuego Gears Of War 2, lo he finalizado quedando realmente satisfecho con él. Mucho más emocionante aun, si cabe, que de lo que me resultó Devil May Cry 4.

Esta vez, lo he controlado con un nuevo mando (pad), ya que he contado con una visita express e inesperada en casa, de parte de Samanta, la cual me ha regalado dicho mando para la consola,... pero el negro! El que yo deseaba. Y para pagarla el obsequio y detalle, la he dado un donette del armario de la cocina, y una paliza al Street Fighter IV que aun ni se lo cree ni se ha recuperado de la misma. Jajaja... De ahí el montajito a modo de hombrera de coraza.

Hoy ha sido día de pedalear más aun aprovechando que apenas tenía horas de clase, comer en el Puerto Deportivo, venir a casa, relajarme, ponerme al día de asuntos, duchita, consola, y demás. Al final no salgo por la noche, que me noto agotado como para ello.

 

Dragón de arena que se ha currado un tio en la plaza de Getxo.

 

En el trozo cercano al puente colgante, lo he visto mientras pasaba por el bidegorri y me ha dado por sacarle una foto. Está curioso. En las fosas nasales tiene un par de velitas, aunque en la foto no se aprecia.

Mañana más y mejor!

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar