Julio seco

Tarde o temprano, siempre regreso.


 

Últimamente soy más que consciente de la escasez de entradas, de la sequía de inspiración en comparación con mi anterior vida. En cualquier caso, esto no morirá, siempre habrá momentos en los que necesite volcar algo de dentro, y que mejor manera que una entradita en la web, ya que a mí no me sacian unas líneas de un cambio de estado en una red social, como a muchos otros.

 

Yo si no hablo reviento. Sigo sumergido en mi rutina de escuchar maquetas nuevas o singles del momento, viendo películas en casa todas las semanas y en el cine todas las quincenas. Temporadas de series que deboro ansioso. Twitter ni estrenado, Tuenti ni caso, FaceBook leyendo siempre a los mismos con lo mismo. Sin noches de fiesta con fotos, galería de 2011 con telarañas.

 

Un trabajo y una pareja que copan prácticamente entre ambos mis 24 horas diarias (aunque a veces juraría que no son tantas). Echando de menos a los mios de la cuadrilla. Ahora escucho DelValle mientras transmito lo poco público de mi vida privada. Cada vez tengo más claros mis objetivos profesionales, y más aun viendo como transcurre la situación en este país para el resto. En Agosto 2010 comencé un rumbo que sigo cada día con más ganas.

 

Un Picasso que me pide zapatos nuevos. Un móvil que me adentra en el mundo de los smartphones, táctiles y con Internet. Este año he pasado de San Fermín, sólo podía en Sábado y eso dejó de parecerme buena idea desde la última vez. Se me encapricha un telescopio con el cual no veo nada. Hipnotik que tengo que ver pasar por delante mia. Movistar estafa a mi madre por irse a Yoigo. Me entero de la boda de Aisea cuando ya ha pasado. Tengo pendiente Transformers 3. Saneé la cabeza de gomina y laca rapándome al 1, saneé la barbita de mandíbula dejándome la de boca. Con ganas de que llegue finales de Agosto y navegue por las islas griegas a bordo de un crucero.

 

Tras Anthony Blake vimos a Latre y su "Yes We Spain", tremendo. Más tarde un largo y poco musical "Hoy no me puedo levantar" de Cano.

 

Este finde ha servido para un reseteo, una calma, un descanso y relax merecido. Sin padres, sin hermano, sin pareja, pudiendo tachar casi todo lo anotado en el bloc de "cosas por hacer". Tiempo para mí y mis cosas sin agobios ni prisas. Demasiado ocupado estoy durante la semana como para no tomarme mis márgenes y espacio.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar